Blogia
Nahumita

Alana, niña creek

Alana, tu nombre es brisa de mar y nevada en las montañas.

¡No preguntes! 

Corre, pequeña salvaje, en pos de esa libertad que tanto anhelas. Deslízate a velocidades inconcebibles sobre la tabla de surf  con la que recorres tu existencia pero ¿crees por ventura que nada es inmutable?, la misma vorágine de tu vida es ya una constante, pero eres tan  joven aun… ¿Qué gano yo rompiendo tus sueños? Yo mismo perdería tu hermosa realidad. 

Mi indomable salvaje, te has cruzado en mi vida en un momento tan especial para mí… ¡iba de cazador y resulté cazado! ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Por qué Dios te ha puesto en mi vida? ¿Tan fuerte eres, Alana, que sin siquiera saberlo ya eres capaz suavizar las tormentas de mi alma? 

Mi querida y pequeña salvaje, saltando en las alas del viento y congraciándote  con la felicidad que el Creador te ha concedido ¿Qué te corre por las venas? ¿No son acaso los espacios abiertos por los que corrieron tus antepasados irlandeses y americanos? Celtas y creeks, llévalos siempre cerca de tu corazón, porque tú eres la herencia orgullosa de todos ellos. 

Pequeña hechicera salvaje ¿qué magia me has lanzado? ¿Sabes lo que es amar? Es una pasión que en ocasiones tiene algo que ver con la sensualidad, pero que la supera por completo. Es un deseo imparable de buscar la felicidad del otro aun por encima de la propia. Yo he decidido Amarte. 

Maga salvaje y hermosa, no se si algún día te dignarás a bajar de esa tabla veloz en la que parece haberse convertido tu vida, para así quizás poder encontrar mi mirada. Quizás entonces puedas llegar a sentir, ese día, una pequeña parte de lo mucho que yo ya siento por ti. 

Mi encantadora niña creek, pareces llegada de mis sueños infantiles para ayudarme a encontrarme a mí mismo y a reconciliarme con el mismo Dios. Tú no lo puedes comprender, y no se si algún día llegaré a abrirte tanto mi corazón como para contártelo. Que te baste de momento la verdad de la forma en la que te trato. 

Salvaje, ¿porqué  buscas donde no has de encontrar? Para hallar la felicidad has de mirarte a ti misma, porque muy dentro de ti misma está Dios. Dios, ese con el que eres feliz aun sin saberlo, cada vez que corres al viento acariciada tibiamente por el aire y por el Sol. ¿Acaso no te sientes  amada desde el principio de los tiempos? 

Niña mía, salvajemente has irrumpido en mi alma y, sin tan siquiera proponértelo, has removido y sacado a la luz lo mejor que hay en mí ¿no he de agradecértelo aun cuando nunca más vuelva a saber de ti? Me conformaré con amarte en el silencio de la distancia, porque el Verdadero Amor, que siempre es dulce, nunca es celoso. 

¿Triste tú? No olvides nunca que eres la flor Amada por Dios. Él ha creado las estrellas para que tú las mires cuando estés triste y así, que estas sequen con su cándida luz las lágrimas de tu alma. ¿Ves esas olas y esas montañas nevadas? con amor las forjó durante eones para ti. ¿Cómo puedo yo comparar mi Amor con el que Él te da desde antes de que existiera el Universo?    

Pequeña niña india, me colaré cada noche en tus sueños, mas nunca te besaré por temor a despertarte. Envidio a Dios, que está contigo desde siempre, y le agradezco el haberte conocido.

¡Sé!     

Siempre contigo en el silencio del corazón, tu amigo Nahumita, (24-9-06)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres