Blogia
Nahumita

Culloden, la muerte de la Escocia libre y tradicional

Inverness, diciembre 2006/enero 2007. No es la "memoria histórica" privilegio de la España que va desapareciendo bajo Rodríguez Zapatero, o de los países hispanoamericanos bajo sus marxistizantes respectivos. Un mensaje en la lista de correo jacobita http://groups.yahoo.com/group/Jacobite/ ponía sobre aviso hace un mes: en el número de diciembre 2006 de BBC History Magazine, bajo el titular "Romanticismo fuera de Culloden", se leía "una de las más importantes atracciones históricas de Culloden ... será transformada en un museo espectacular pero imparcial, dedicado a dar el mismo espacio a las versiones antijacobita y jacobita". El centro de interpretación en Culloden está actualmente orientado hacia Bonnie Prince Charlie, el gentil Príncipe Carlos Eduardo Estuardo, luego Carlos III, rey de iure de Escocia e Inglaterra entre 1766 y 1788. En Culloden las fuerzas leales al rey legítimo (Jacobo VIII de Escocia y III de Inglaterra) fueron derrotadas por las hanoverianas (las tropas del usurpador alemán del trono), en 1745.

El artículo en BBC History Magazine continúa diciendo que el nuevo centro de interpretación contará la historia "más objetivamente", y aduce que el National Trust para Escocia ha recibido quejas sobre la tendenciosidad jacobita del actual. Cita a Alexander Bennett, coordinador del "Proyecto Culloden" para el citado National Trust, quien afirma que "sin duda la exposición cuenta la historia de Bonnie Prince Charlie de forma muy romántica", y que "el nuevo centro de interpretación será completamente distinto, se limitará a ofrecer los hechos ... y dejará que los visitantes se formen su propia impresión sobre quién tiene razón y quién no". Luego se da un esquema de cuál será la nueva interpretación, en el que se apunta que una pregunta será si el gobierno hanoveriano tenía la razón y era una fuerza de progreso, y los jacobitas se equivocaban y eran una fuerza reaccionaria. (Seguro que a los carlistas españoles les suena esa línea argumental).

A propósito de este asunto, otro miembro de la lista jacobita escribía: "No importa cuáles sean las ideas políticas de cada uno, pero los jacobitas nunca fueron responsables de las crueldades de los soldados hanoverianos contra la población indefensa después de Culloden; y esto debe mostrarse, diga quien diga lo contrario ... y debe hacerse hincapié en que la versión que se expresaba en el breve documental mostrado en el actual centro de interpretación era más bien desfavorable hacia el Príncipe [Carlos Eduardo Estuardo] y su empresa; así que se me escapa cómo alguien puede decir que el centro es tendenciosamente pro jacobita".

Otro, en fin, recomendaba, "al visitar Culloden, dejar uno o dos minutos para pasear por las calles de Inverness. El autobús desde Culloden sigue una ruta distinta a la de los soldados hanoverianos ... Al entrar a Inverness por la vieja Nairn Road, puede verse el terreno donde las mujeres y los niños fueron víctimas de una matanza, sólo por el placer de las tropas. Una vez en Inverness hay que ir a la Iglesia Vieja, y ver las vigas de madera donde los de las Tierras Altas eran ahorcados ... en el McDonald's en la parte baja de Castle Street, que está donde la sangre formó una charca después de bajar por High Street y Castle Wynd."
"Hay que echar un vistazo en Chisholm's en Castle Street, o Russel en Huntly Street. Hacen kilts, prenda que podía hacer que te ahorcasen por vestirla. Si el encargado de McDonald's está fuera tocando la gaita, hay que recordar que este acto de desafío fue un día un crimen castigado con la muerte."
"Ahora vayamos al mismo Culloden. Quedémonos un minuto quietos en el sendero, y miremos a esas piedras donde los nombres de los clanes están grabados a punta de cuchillo. Pensemos que se arriesgaba la vida por grabar esos nombres. No se puede mirar esos nombres sin sentirse embargado por una gran humildad".

El jacobitismo y el carlismo han estado tradicionalmente unidos por la mutua simpatía y la fidelidad a los reyes legítimos respectivos. Los jacobitas procuraron auxiliar a los carlistas en las guerras del XIX. (Una muestra, en inglés: "New Kings on Old Thrones", 1898). No fueron tampoco ajenos a la causa nacional en la Cruzada de 1936-1939.

Contra la usurpación y contra la falaz "memoria histórica": ¡¡verdad y legitimidad monárquica católica!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres